EL CUIDADOR

EMOCIONES DEL CUIDADOR

 

Es normal sentirse estresado y estar preocupado en este momento. Al igual que tu ser querido, puedes  sentir emociones tales como tristeza, inquietud y enojo. Estas emociones pueden afectar tu estado de ánimo.

Trata de comunicar tus pensamientos e inquietudes a las personas en quienes confías. Pídeles consejo y ayuda. Esto tal vez te ayude a enfrentarte mejor a la situación.

images (26)

 

 

Es importante entender sus emociones. 

Mientras cuidas  a tu ser querido, sentirás  distintas emociones en diferentes momentos. Esto es normal. Son reacciones normales ante la situación que enfrentas.

No existen reacciones correctas ni incorrectas. Cada persona es diferente. Date  tiempo para pensar en tus emociones. Es importante entender y aceptar lo que siente. La meta es encontrar formas de sobrellevar las emociones que sientes.

A continuación te ofrecemos  información sobre algunas emociones que son comunes entre los cuidadores. Además, hay consejos sobre qué hacer cuando sienta estas emociones.

Tristeza y depresión

Es normal sentir tristeza. Pero es importante entender cuando la tristeza es un signo de depresión. La tristeza puede ser un signo de depresión si:

  • Dura más de 2 semanas
  • Te impide hacer lo que necesita hacer

Si tienes depresión, hable con tu doctor. El doctor puede ofrecer consejo al respecto. Además, te puede recomendar un especialista en caso de que necesites más atención.

Enojo

El miedo, pánico y estrés pueden causar que te sientas  enojado. También puedes estar molesto debido a lo que siente con respecto a una persona o situación. Por ejemplo:

  • Puedes  estar molesto contigo mismo o con un ser querido, y posiblemente con el ser querido a quien cuidas.
  • Puede sentirte enojado porque tu ser querido tiene cáncer.

Si te siente enojado, trate de determinar la causa. Saber la causa podría ayudarte a manejar el enojo.

Miedo

Tal vez temas que tu ser querido siga poniéndose más enfermo. O que nunca se recupere del cáncer. Ten en cuenta que:

  • Hoy en día hay muchos tratamientos contra el cáncer.
  • Muchas personas disfrutan vidas largas y plenas después del tratamiento de cáncer.
  • El doctor hace todo lo que puede para ayudar a tu ser querido.

Dolor emocional

Es posible que sientas dolor emocional por varias razones. Por ejemplo:

  • La enfermedad de tu ser querido
  • La pérdida del tiempo libre debido a tus responsabilidades como cuidador

Es normal sentir dolor emocional ante este tipo de situación. Date  el tiempo que necesites para asimilar lo que sientes.

Culpa

Esta emoción es muy común entre los cuidadores. Puedes sentirte culpable por varias razones. Por ejemplo:

  • Por estar sano mientras tu familiar o amigo tiene cáncer
  • Por pensar que no estás ayudando a tu ser querido lo suficiente

Si se siente culpable, recuerde que usted está haciendo su mayor esfuerzo. El apoyo que brinda como cuidador es muy importante para el bienestar de su ser querido.

Soledad

Debido a tus responsabilidades como cuidador, es posible que pases menos tiempo con otras personas. Tal vez piense que nadie entiende tus problemas. Esto puede causar que te sienta solo, aun cuando estés con otras personas.

Si sientes soledad:

  • Trata de hablar con alguien en quien puedes confiar.
  • Date  el tiempo para hacer las cosas que disfrutas.

La comunicación es importante.

Es importante que hables con otras personas sobre tus emociones. Si su estado de ánimo afecta a tu  vida diaria de forma negativa, busca apoyo.

Podrías hablar con:

  • Un familiar o amigo
  • Un consejero, trabajador social u otro profesional de la salud mental
  • Tu doctor o enfermera

Hay muchas personas que te pueden ayudar. La clave es comunicarles lo que sientes y aceptar la ayuda y apoyo que te ofrecen.

Otros consejos que le pueden ayudar:

  • Recuerda  que todos nos equivocamos a veces cuando estamos muy preocupados. ¡Nadie es perfecto!
  • Expresa  tus sentimientos. No tienes que parecer contento en todo momento. Es aceptable mostrar emociones como tristeza y enojo.
  • Concéntrate en hacer las cosas más importantes. Puedes dejar las tareas menos importantes para luego. Por ejemplo, puedes doblar la ropa en cualquier momento. Si necesitas descansar primero, ¡descansa!
  • Recuerda que estás  haciendo el mayor esfuerzo.
  • Pasa algún tiempo solo para pensar en tus emociones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR